Páginas

jueves, 14 de julio de 2016

¿DEBEMOS CORRER/EJERCITARNOS SI ESTAMOS ENFERMOS?



Hace una semana, minutos antes de salir a correr con Trota La Urbina, me di cuenta que no me sentía bien…un poco de dolor de garganta por aquí, algunos estornudos por allá una tosecita ocasional… por lo que puse en la balanza mi deseo de salir a correr y el malestar que sentía. Ganó salir a correr. Fue un excelente entrenamiento, satisfactorio y divertido al mismo tiempo. Pero pasé enferma todo el fin de semana, lo que significa que me perdí los funcionales del sábado (otra vez) y el super paseo que el grupo hizo al Estribo de Duarte en el Ávila el domingo. (Actualización 14/07/16: me perdí también los trotes del martes y jueves :-(  ).

 Pensamos que es una gripecita sin importancia (“alergia” decimos para hacernos creer a nosotros mismos que esos síntomas que experimentamos son puramente circunstanciales y desaparecerán inmediatamente…tomándonos una pastillita, o alejándonos de lo que suponemos nos provocó la explosión de estornudos o la tos), y a veces suele ser así, pero otras no y ahí es cuando se complica la situación y se termina comprometiendo el entrenamiento de una semana o más,  o nos perdemos alguna carrera para la que nos hemos estado preparando por largo tiempo. Todo por no escuchar y aceptar lo que nuestro cuerpo nos está diciendo.

Nadie quiere sacrificar un entrenamiento, pero tampoco nadie quiere que las cosas empeoren, por lo cual varios médicos, especialistas de la salud y entrenadores han ideado una simple regla que podemos utilizar para decidir si es prudente o no salir a entrenar cuando no nos sentimos bien: La regla de “encima del cuello o debajo del cuello” lo que quiere decir que si los síntomas están ubicados del cuello hacia arriba probablemente está bien que entrenemos, pero si están por debajo del cuello lo recomendado es descansar y recuperarnos. A continuación una guía sobre cómo aplicar éste chequeo según el tipo de malestar que se sienta:

 Resfriado Común


OK salir a correr: sientes la nariz un poco húmeda o congestionada,  tienes un dolor de cabeza suave o un ligero carraspeo de garganta. Tus síntomas están por encima del cuello.
NO salir a correr: Tu nariz es una catarata,  tienes fiebre,  sientes escalofríos, te duelen los músculos y/o las articulaciones y estás tomando paracetamol cada cierto tiempo.




Tos


OK salir a correr: tu tos es seca y la irritación la sientes en la garganta. No tienes fiebre y estás tosiendo sólo  ocasionalmente.
NO salir a correr: Tu tos produce flema,  y sientes que viene de tu pecho. Te falta el aliento o tu respiración es ruidosa. Tienes fiebre. (Yo: todas las anteriores:-/ ).

 

 

 

 

 

 

Dolor de garganta


OK salir a correr: Tu garganta está seca y se siente un poco carrasposa, pero no es tan doloroso tragar y de resto te sientes bien.
NO salir a correr: Tienes fiebre o sientes escalofríos.  Sientes tus amígdalas inflamadas y tragar es muy, muy doloroso.

Sinusitis





OK salir a correr: te sientes ligeramente congestionada pero puedes respirar con normalidad.
NO salir a correr: te sientes desorientada o mareada. Tienes escalofríos y te duelen los dientes o el rostro.

 

 

 

Incomodidad estomacal


OK salir a correr: estuviste “floja” del estómago con una o dos evacuaciones líquidas, no más. No te duele el estómago y has podido tomar suficiente agua y retienes lo que comes.
NO salir a correr: Sientes calambres y sabes que pronto tendrás que volver al baño. Has vomitado, tienes fiebre, no has comido y estás ligeramente deshidratada.

Infección urinaria





OK salir a correr: Es un poco incómodo cuando orinas y la frecuencia ha aumentado, pero no te duele el abdomen o tienes fiebre.
NO salir a correr: Sientes escalofríos, te duele el abdomen y la espalda baja, sientes ardor al orinar o hay algo de sangre en tu orina.

 

 

 

Virus


OK salir a correr: N.U.N.C.A
No salir a correr: Cuando tienes un diagnóstico de algún Virus te cuesta hasta salir de la cama, y correr ni siquiera pasa por tu cabeza. No debes tratar de ejercitarte hasta  que estés completamente recuperada y puedas enfrentar fácilmente los aspectos diarios de tu vida.


Definitivamente voy a imprimir éstas reglas y pegarlas en la nevera…trataré de seguirlas cada vez que sienta que algo no está del todo bien, para así permitir que mi sistema inmunológico luche efectivamente contra lo que sea que me está produciendo los síntomas y pueda retomar el entrenamiento (y actividades diarias) en el menor tiempo posible.

¿Qué opinas? Comparte tu experiencia en los comentarios.

4 comentarios:

  1. Gracias por estos datos tan valiosos, suelo ser algo cobarde cuando siento cualquier síntoma y generalmente gana el sofá, voy a poner en práctica las recomendaciones. Nos vemos en el asfalto.

    ResponderEliminar
  2. Excelente información que me servirá para un futuro..Muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. Excelente información que me servirá para un futuro..Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Buena herramienta para no excedernos, pero especialmente para bloquear al saboteador interno que siempre quiere ganar a la primera.

    ResponderEliminar

Agradecemos tus comentarios, nos motivan a seguir adelante.