Páginas

lunes, 4 de julio de 2016

DISFRUTA LOS RETOS DE SER UN (A) NUEVO CORRED@R




Hace casi 10 meses (exactamente el 8/09/15) decidí dando un salto del cómodo sofá en el que estaba sentada, que era ¡hora de “volver” a correr!, revisé rápidamente las indicaciones que estaban en un panfleto que encontré pegado en la puerta de mi edificio, me puse mis zapatos deportivos y fui por primera vez a correr con la linda gente de @trotalaurbina. Lo que en mi inocencia del momento no tomé en cuenta es que luego de más de 10 años desde mi última carrera no iba a “volver” a correr… ¡Iba a empezar a correr!


Al día siguiente después de ese primer entrenamiento no podía ni  poner un pie delante del otro (y mejor no hablar del antojo que le dio a mi hija pequeña de querer que la cargara en brazos todo el día: ¡hermosos y tiernos 15 kilos!), pero después de un par de trotes, varios tropiezos y el acuerdo de no agresión y mutuo entendimiento que firmé con mis oráculos (rodilla izquierda y rodilla derecha) ¡Ahora me siento muy bien! Las rutas de TLU (Trota La Urbina) son perfectas para finalizar un día de corre-corre (de esos en los que sudas pero por el stress), suficientemente demandantes y con variaciones que te mantienen alerta y no dan chance al aburrimiento.

Pero es fácil sentirse abrumado cuando comienzas con una actividad física y te das cuenta que tu cuerpo no está respondiendo como esperabas (o en mi caso, como recordaba) y sientes esa primera “pizca” de desencanto con la que hay que saber lidiar para no dejar que se convierta en una tonelada de excusas y así no volver a correr. Por lo que tomo como inspiración las reflexiones de una corredora amateur a la que admiro mucho por su sinceridad y sencillez y les dejo acá algunas  impresiones sobre como disfrutar las dificultades de ser un (a) nueva runner:
 
Hay que establecerse metas: no te limites a descargar una app de entrenamiento y ya. Si, ponte en movimiento pero fija alguna especie de meta hacia donde te puedas dirigir. Luego escríbelas en un papel, hazlas públicas en tus redes sociales o coméntalas con tus familiares y amigos. No debes sentir temor de fallar cuando eres un (a) runner “recién nacid@” porque el poner un pie delante de otro es ya una ganancia.

No te compares: Sólo porque alguien más hace que correr parezca fácil y tu no sientas que es así, no significa que estás haciendo algo mal. Si hay una cosa que aprenderás cuando comienzas a correr, es a tener paciencia. Enfócate en lo que puedes lograr hoy y sigue adelante. Paso a paso.

Haz las paces con la incomodidad: Entiende que va a ser duro. Ser un corredor novato normalmente es doloroso.  :-S  Nadie dice que va a ser fácil pero ¡no te rindas! Te estás haciendo más fuerte con cada paso. De verdad, el dolor es solo temporal.

Deja de pensar en lo que piensan los demás: Esta es importante. Deja de malgastar tu energía creyendo que los ojos de todo el mundo te persiguen (y te juzgan) mientras corres. Porque si alguien quiere criticarte ese es su problema…no el tuyo ;-)  Mientras más corras menos te va a importar.

Olvídate del ritmo (paso): Lento y rápido significan cosas distintas para cada quien. Tan pronto como dejes de preocuparte por tu paso te irás sintiendo más y más feliz. Celebra el hecho de que corres y deja de decirte a ti mismo que eres lent@.


Comparte tu camino: Una de las mejores cosas que tienen las redes sociales es lo fácil que es preservar tus recuerdos y tus logros. Cada vez que sientas desanimo repasa las fotos de tus carreras, entrenamientos con tu grupo de trote y mensajes de felicitación y aliento. Es una manera perfecta de recordarte que cada día te haces más fuerte, aún y cuando haya días en los que no te sientas tan seguro de ello.

DIVIERTETE La mejor manera de sobreponerte a un entrenamiento difícil o a una mala carrera es distrayéndote a ti mismo. Disfruta que estás al aire libre,  baila, canta haz de la experiencia algo divertido. Cuando sientas que ya no puedes más, recuerda que si puedes hacer cualquier cosa durante sólo 5 minutos…y luego ¡Repítelo! Celebra cada logro y ten presente que NO TIENES que correr, ¡Tú PUEDES correr!


Para leer el artículo (en inglés) en el que me inspiré haz click aquí.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Agradecemos tus comentarios, nos motivan a seguir adelante.