Páginas

lunes, 15 de agosto de 2016

LA SUPERFICIE DONDE CORRES Y TU VELOCIDAD INFLUYEN EN EL RIESGO DE LESIONARSE (2da parte)




El artículo del viernes pasado sobre el riesgo de lesionarse continúa hoy hablando sobre el tema de la velocidad y su verdadera incidencia en las posibles lesiones:

Así como se ha estudiado el estilo de correr y la manera en la que el pie golpea el suelo, también existen interrogantes sobre la velocidad óptima al correr.  Relacionando el trabajo de velocidad con las lesiones por sobreuso, muchos asumen que correr rápido significa un mayor riesgo de lesión.

Pero, nuevamente, cada corredor es diferente, y más lento no siempre es mejor. “la mayoría de la fuerza se incrementa con una mayor velocidad, pero correr rápido no es necesariamente más demandante para el cuerpo”. Las estructuras que enfrentan el mayor incremento de demanda son los músculos y los tendones los cuales tienen el trabajo de producir esa velocidad extra.

Muchos estudios ilustran éste punto. Un artículo del 2015 publicado luego de una investigación realizada por unos investigadores daneses, arrojó un poco de luz sobre el rol que desempeña la velocidad en la cantidad de impacto que experimentan las rodillas al correr. Los especialistas le pidieron a un grupo de corredores que corrieran 1 km a tres velocidades distintas: 5mph, 7.2mph y 9.8mph.

A pesar de que el impacto en la rodilla se incrementó con cada zancada al correr rápido, la totalidad del stress a la rodilla fue 30% menos cuando corrieron a la velocidad más rápida debido al menor número de zancadas necesarias para cubrir la distancia.

Basado en éstos hallazgos, correr distancias más largas a velocidades más bajas, especialmente cuando se está fatigado, podría contribuir a lesiones de las rodillas por sobreuso. 

Pero antes de que pises el acelerador, considera nuevamente que el riesgo de lesión no sólo puede ser limitado al simple efecto que el impacto de cada zancada tiene sobre nuestro cuerpo, ya que otro estudio realizando por el mismo equipo investigador, determinó que la energía extra producida por los músculos de las pantorrillas y el pie al correr más rápido, podría predisponer a una lesión en el tendón de Aquiles o a desarrollar fascitis plantar.

Así que el punto importante es: No existe una superficie ideal ni una velocidad ideal que sea la correcta para todos, por lo que aquellos corredores que están procurando evitar lesiones no deben limitar su cross training a utilizar la elíptica o a pedalear, sino que también deben correr en distintas superficies y a diferentes velocidades.

Si quieres leer el artículo original (en inglés) haz click aquí.

¡Déjanos tus comentarios!

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por las recomendaciones, la monotonía además de ser un fastidio nos puede causar lesiones ¡hasta en el running la variedad es mejor!

    ResponderEliminar
  2. pues si!! en buen momento me dió por ir a correr al Parque del Este los domingos,donde puedo alternar entre varias superficies y velocidades además de disfrutar del ambiente tan agradable (no sólo el natural sino también el desportivo).

    ResponderEliminar

Agradecemos tus comentarios, nos motivan a seguir adelante.