Páginas

lunes, 20 de febrero de 2017

Los SI y los NO del cross-training para corredores




 

DISCLAIMER: las opiniones e información contenidas en el post no son de mi autoría, no me pertenecen y además no son compartidas en el Blog del grupo para que sustituyan ni en todo ni en parte las indicaciones y/o consejos de los entrenadores calificados que puedan haber consultado de manera individual o colectiva los miembros de Trota La Urbina.(He dicho😌😌)

Entre los aspectos más importantes que forman parte de las funciones de un coach o  preparador deportivo está el crear programas de entrenamiento balanceados que le permita a los corredores lograr sus metas sin que eso implique no poder cumplir con sus otras responsabilidades en la vida: profesionales, familiares, etc. Parte de ese balance es saber exactamente cuánto cross-training (entrenamiento cruzado) hacer y cuándo hacerlo. 

En la era de los “paquetes de clases” o pases por un día en los gimnasios, y la moda de los estudios o clubs de fitness es difícil descifrar cómo esas clases funcionan dentro de un programa para correr un maratón o medio maratón. Si nuestra meta está relacionada con el running necesitamos mantenernos enfocados en el segmento de running de dicho programa y no dejarnos atrapar demasiado por esas otras actividades que deben ser “complementarias”.

Esto puede sonar simple y para muchos algo obvio pero nos sorprenderíamos al saber cuántas personas acuden desesperadas a un entrenador a la mitad de sus entrenamientos para maratón y quienes no tenían idea de que sus otras actividades fitness son la razón por la cual les está costando tanto alcanzar sus objetivos al correr. Demasiado o muy poco entrenamiento cruzado definitivamente podría ser la razón por la cual no alcanzamos nuestras metas. 

Pero antes de seguir adelante, aclaremos qué cuenta realmente como cross-training: Cualquier otra actividad o rutina de ejercicios que no sea correr es entrenamiento cruzado. Yoga, spinning, pesas, entrenamiento de fuerza, pilates, funcionales, clases de barra, nadar y HiiT son todos ejemplos de cross-training. Simple, ¿Verdad? Lo que no es tan simple es como ubicar estas actividades dentro del programa de entrenamiento para maratón.

Entrenadores calificados sugieren cuáles deben ser los “Si” y los “No” para aprovechar al máximo el entrenamiento cruzado.


SI

Realizar de 1 a 3 rutinas de ejercicios de cross training a la semana.

Escoger una actividad que le permita al cuerpo moverse de una forma distinta a como se mueve cuando se corre.

Hacer principalmente ejercicios basados en el fortalecimiento pero que sean de bajo impacto.

Elegir una actividad que se disfrute.

Realizar movimientos que se enfoquen en las  debilidades que se tienen al correr. (Por ejemplo: incluir levantamiento de peso para las piernas para fortalecer los glúteos, evitar lesiones y correr más fuerte).

Hacer más sesiones de cross-training fuera de la temporada de Maratones o carreras.



NO

Continuar realizando rutinas de ejercicios que te dejen tan adolorido que tengas que saltarte trotes del plan de entrenamiento.

Priorizar el entrenamiento cruzado por encima de correr.

Hacer deportes que incluyan correr demasiado (como futbol).


Lanzarse a realizar una nueva forma de ejercitarse de manera apresurada sin darle tiempo al cuerpo para adaptarse.

Incrementar el cross-training durante el “tapering”.

¡Deja tus comentarios abajo!
 Para leer el artículo original (en inglés) has click aquí.

6 comentarios:

  1. Muy interesante, gracias por la información. Nos vemos en el asfalto.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena esta explicación del entrenamiento cruzado. También se puede hacer bici.

    ResponderEliminar
  3. Buen dato para todos nosotros,hracias por la info.

    ResponderEliminar
  4. Buen dato para todos nosotros,hracias por la info.

    ResponderEliminar
  5. ¿el sexo cuenta como entrenamiento cruzado?

    ResponderEliminar

Agradecemos tus comentarios, nos motivan a seguir adelante.